5 consejos para ahorrar dinero del Nobel de Economía 2017 Richard Thaler

November 7, 2017

 

 

Aunque no lo parezca la relación que tenemos con el dinero es emocional, según el especialista en neuromarketing Luis Martínez RIbes "algunos descubrimientos recientes, especialmente en neurociencia, han demostrado que la gran parte de nuestras decisiones (aproximadamente entre el 85% y el 95%) se toman en una parte del cerebro que opera de forma no-consciente". 

 

Si nuestras decisiones funcionan de esa manera, significa que no son totalmente racionales, ¿ahora te imaginas como aplica esto al momento de tomar decisiones financieras? Bueno, quizá ahora tienes la respuesta al por que no puedes prosperar económicamente y para eso te compartimos 5 consejos que según Richard Thaler (Nobel de Economía 2017) nos ayudaran a mejorar nuestra manera de ahorrar. 

 

1. Antes de comprar, consúltalo con la almohada

 

Según Thaler, las personas que pujan en una subasta normalmente pierden dinero, y podríamos decir que algo parecido es lo que ocurre contigo cuando ofreces una gran cantidad por obtener “lo mejor” aunque no siempre sea rentable. Por ejemplo, pagas por tener la plataforma de televisión con más canales del mercado, pero la realidad es que cuando llegas a casa no tiene tiempo no te dan ganas de estar más de una hora delante del televisor. Por un lado, habrá que descubrir cuál es el origen de esas necesidades que más parecen carencias de nuestra personalidad, y aprender a subsanarlas con otros recursos sin necesidad de hacer un gasto material. Por otra parte, es importante observar y pensar antes de actuar. El consejo es sencillo y tajante: “Antes de hacer una compra superior a 100 pesos es mejor dejarla para el día siguiente. Si entonces queremos seguir haciéndola, adelante. Pero si no, no”. 

 

2. Aprende a ahorrar en las pequeñas cosas 

 

Quieres ahorrar para el futuro, aunque sea a corto plazo para las vacaciones del próximo verano, pero no eres capaz de quitarte los gastos innecesarios del día a día, como desayunar fuera de casa. ¿Por qué?

Si el desayuno diario es con tus compañeros de trabajo, y la alternativa es quedarse solo comiendo una manzana, pues ese gesto va a hacer que te sientas marginado. Y está claro que no vas a durar así mucho tiempo. Este tipo de ahorros conllevan cierto desgaste, porque un día, por ejemplo, te llevas algo de casa, y al otro no, y, al final, te sientes mal por ello. Si, en cambio, por ejemplo, s

te tomas el café sin comida y ya está, cubres una necesidad social y no sientes tanta privación. Lo ideal es ponerse un presupuesto y saber que hasta tanta cantidad a la semana te lo puedes gastar en eso.

 

3. Automatiza tu gestión bancaria 

 

Según Thaler, practicar el autocontrol es vital cuando se trata de finanzas. Y una gran manera de hacerlo es tomarse cinco minutos para realizar una orden de transferencia con parte de nuestro dinero, y así ir ahorrando sin caer en el error de gastarlo. Además, intenta darte cuenta de qué gastos menudos sí que te aportan algo (aunque sea de satisfacción emocional) y ponte un presupuesto básico y ajustado para ellos.

Richard Thaler ha observado algunas de las pautas que nos llevan a cometer un error económico tras otro (traducido al lenguaje de la economía doméstica: volver a gastar más de lo que ganamos). A nivel general, cuenta cómo los ganadores de una subasta, por ejemplo, a menudo pierden dinero (“la maldición del ganador”). A veces no preparamos económicamente bien nuestro futuro por culpa de las tentaciones del presente y tendemos a dejarnos arrastrar por decisiones automáticas que impulsan otros. 

 

4. No te dejes arrastrar por las masas 

 

No se trata de inseguridad, sino que que, como comenta la especialista en economía, una necesidad básica del ser humano es sentirse integrado en su grupo. Es tan poderosa que para satisfacerla se compra sin pensar lo mismo que ha adquirido el vecino. Ya sean cosas de moda, aficiones o inversiones. Queremos estar a la altura y no nos lo cuestionamos demasiado. 

El mejor antídoto a la tentación es suprimir la compra por impulso. Tenemos que fijarnos en si en verdad el motivo de ese gasto nos apetece tanto como parece, y si hay alguna otra posibilidad de hacerlo (algún descuento especial, sacarlo de la biblioteca, que nos lo puedan prestar, etc) sin que nos dejemos llevar impulsivamente. Fácil no es, pero sí posible, y con la práctica se mejora. 

 

5. Para ahorrar hay que gastar 

 

Usted, como casi todos, habrá recorrido más de una vez considerables distancias en coche (gasto en gasolina) y dedicado equis horas (un tiempo que vale su peso en oro) para adquirir un objeto que puede llegar a encontrar en su localidad por unos pesos más. ¿Gastar dinero para comprar barato? Una actitud extraña, pero real. 

No es un error. Es lo que llamamos un sesgo cognitivo, o distorsión al percibir el precio real, lo idóneo, como siempre, es reflexionar antes, y preguntarnos si de verdad compensa o no. Aunque en temas de ahorro, el cerebro ya hace automáticamente lo que Richard Thaler denomina contabilidad mental: percibir el ahorro como algo diferente en función de lo que compres. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Curso gratis de Negociación Exitosa por la universidad de Michigan (en español)

October 11, 2017

1/2
Please reload

Recent Posts
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Instagram Social Icon

©  2020 by Yo Emprendo Mi Vida.